La guerra civil de Argelia

En Argelia, el FLN, bajo el liderazgo de Boumedienne y desde 1978 de Benjedid, impuso un sistema de partido
único socialista y nacionalista, de economía centralizada y neutral en política exterior. En 1973, envió un contingente de soldados a participar en la guerra contra Israel, y en 1977 se opuso a la iniciativa de paz de Sadat. Sus proyectos de unidad magrebí resultaron frustrados por el apoyo al Frente Polisario en contra de Marruecos. Aunque se reconoció el islam como religión oficial, la presencia omnímoda del Estado impidió la libre organización de las comunidades de base islámica, que se convirtieron en la plataforma de la oposición al régimen, que canalizaba el descontento de las masas afectadas por las crisis de subsistencia que periódicamente asolan el país.

En una situación de profunda crisis económica y de agotamiento del modelo político y social del FLN, se convocaron elecciones democráticas en 1992. Ante la victoria del movimiento fundamentalista (FIS), en la primera vuelta se produjo un golpe de estado que impidió su acceso al poder. El presidente Benjedid dimitió, se anuló la segunda vuelta de las elecciones y el ejército, junto con el FLN, instauró un Alto Consejo de Estado presidido por Mohammed Boudiaf, asesinado ese mismo año. Se desencadenó así una guerra civil latente marcada por el ciclo terrorismo/represión, con grupos armados muy activos, como el Ejército Islámico de Salvación, brazo armado del FIS, o su rival el Grupo Islámico Armado (GIA), y un saldo de miles de víctimas. En las elecciones presidenciales de 1999 fue elegido Abdelaziz Bouteflika, reelegido en 2004 y nuevamente en 2009 bajo acusaciones de fraude.

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: